• 2
  • Oct
Author

Luxación en los dedos de la mano

¿Qué es?
La luxación o dislocación es un padecimiento en el cual las superficies articulares o extremos de dos huesos pierden contacto entre sí. Los dedos de las manos están constituidos por huesos llamados “falanges”, el pulgar tiene 2 falanges y el resto de los dedos tiene 3 falanges, estos huesos se unen entre sí a nivel de varias articulaciones: la articulación interfalángica proximal que es la que une la falange de la base del dedo con la falange medial y la articulación interfalángica distal que es la que une la falange medial con la última falange. Estas articulaciones o zonas de unión entre los huesos están compuestas una cápsula que rodea los extremos óseos, líquido en su interior que lubrica y permite el desplazamiento y movilidad, ligamentos colaterales y tendones que estabilizan y mantienen los huesos en su lugar. Estas zonas articulares permiten la movilidad de los dedos, la presión con la mano y por tanto nuestro contacto con el mundo, característica que también hace estás áreas propensas a lesionarse en traumatismos directos a la mano.

¿Cuándo ocurre?
Como ya se mencionó nuestras manos y más específicamente nuestros dedos son nuestro medio de contacto con el mundo, es por esto que son áreas del cuerpo propensas a lesionarse. Lo más común es ver estas fracturas como parte de accidentes en actividades de la vida diaria, aunque también se observan en accidentes automovilísticos y ocupacionales.

Clasificación
Se clasifican en base diferentes factores:

Articulación afectada:

• Luxaciones de la articulación interfalángica proximal
• Luxaciones de la articulación interfalángica distal
Dirección a la que se desplaza la falange más distal en la articulación
• Luxación dorsal (la más frecuente)
• Luxación volar

Si se asocia a fractura, se estadifica la cantidad de superficie articular involucrada

• < 30% de superficie articular (estable)
• 30 al 50%
• > 50 % (inestable)

Causas
Las formas más comunes de lesionarse son: Por atrapamiento entre dos objetos pesados, aplastamiento por una puerta que se cierra bruscamente, aplastamiento accidental por objetos pesados o por ejemplo al recibir golpes directos al estar martillando o golpeando una superficie.

Síntomas
La historia clínica habitual es un paciente que acude a urgencias posterior a haber recibido un traumatismo directo a los dedos de la mano. Los síntomas típicos son: dolor intenso, deformidad y limitación a la extensión o flexión del dedo afectado. Puede haber moretones y aumento de volumen. En caso de acompañarse de fractura el dedo puede “crepitar” o crujir a la palpación.

Tratamiento
Cualquier tipo de luxación, independientemente de la zona del cuerpo que involucre se considera una urgencia médica ya que el dolor no cederá hasta reducir la luxación. El termino “reducción” se refiere a acomodar o regresar los huesos a su posición anatómica normal y mientras más tiempo pase entre el traumatismo y la reducción, más riesgo hay de que se comprometa el aporte sanguíneo de los huesos así como también aumenta la inflamación local que a la larga, hará más difícil el tratamiento de la luxación.
Una vez en el área de urgencias las opciones variarán dependiendo del tipo de luxación de la que se esté hablando.

• Reducción por maniobras externas. La técnica más común.
• Reducción directa mediante cirugía abierta. En casos en los que no se logre la reducción por maniobras externas.
• Reducción + fijación mediante clavos, tornillos y/o placas. En caso de que la luxación se asocie a fractura.

Después de reducir la luxación se debe inmovilizar la articulación por 3 a 6 semanas para luxaciones aisladas y de 6 a 8 semanas cuando se asocien a fractura, esto para dar oportunidad a las estructuras capsulares y ligamentarias lesionadas a que cicatricen. La inmovilización por tiempo inadecuado puede causar complicaciones, por menos tiempo del indicado aumenta el riesgo de reluxación y por tiempo prolongado puede causar rigidez y limitación a la movilidad. Generalmente la simple reducción disminuirá en gran medida el dolor, pero es importante en los primeros 3 a 5 días pos luxación ingerir analgésicos orales o anti inflamatorios no esteroideos.

Recomendaciones
Si sufriste un traumatismo y sospechas que sufriste una luxación en tus dedos es importante que:

• Inmovilice provisionalmente el dedo en casa o trata de moverlo lo menos posible para disminuir el dolor.
• Mantenga la mano en alto, por arriba del nivel del corazón para evitar que aumente la inflamación.
• Por más tentador que parezca no intente realizar la reducción por su cuenta o por ayuda de alguien que no sea un especialista. Si hay fractura o si realiza la maniobra de reducción de manera inadecuada podría complicarse el tratamiento definitivo.
• Acuda de inmediato al servicio de urgencias del hospital más cercano.
• Después de la reducción, regresar a revaloración en caso de presentar, dedos pálidos o morados, dolor intenso o notar recidiva en la deformidad.

Recuperación
Como ya se mencionó es importante la inmovilización adecuada después del tratamiento de una luxación en los dedos. En pacientes adultos es bastante común que aun con periodos apropiados de inmovilización quede cierto grado de rigidez residual. Es importante el apego al tratamiento y acudir a las citas de seguimiento con el especialista para detectar complicaciones y canalizar a rehabilitación a los pacientes con rigidez o contracturas para ayudarles a que recuperen rangos de movilidad completos.

Avatar
Artrolab Monterrey

Los comentarios están cerrados.