• 9
  • Mar
rehabilitación-traumatologia-ortopedia-monterrey-artrolab
Author

Terapia física

Un reto para los pacientes en recuperación de operaciones y lesiones

¿Qué es la terapia física?

Es la medida de tratamiento recibida por parte de un fisioterapeuta en la cual se pretende aliviar dolor de lesiones del sistema musculo esqueléticos en padecimientos agudos, crónicos o posterior a una cirugía. También consiste en la valoración de capacidades funcionales, medición de fuerza muscular y amplitud de movilidad articular, buscando las técnicas necesarias para la mejoría en cada uno de estos aspectos.

Tipo de terapias.

La terapia física pretende, mejorar la movilidad y funcionalidad del cuerpo después de lesiones. Hay diferentes tipos de terapia:

  • Ejercicios isométricos, isotónicos e isoquinéticos: Ayudan a recuperar o mantener flexibilidad, fuerza y resistencia a los músculos cercanos a la zona lesionada.
  • Electroterapia: Busca la inducción de calor en los tejidos para disminuir el dolor.
  • Hidroterapia: Consiste en sumergir la parte del cuerpo a tratar en contenedores con agua, agua adicionada con sales o incluso lodo, esto con el fin de estimular la circulación sanguínea.
  • Magnetoterapia: También se basa en la estimulación sanguínea mediante artefactos cargados magnéticamente.
  • Ultrasonido: Emisión de ondas sonoras no audibles por el oído humano, estas ondas son de baja intensidad por lo que al chocar con los tejidos a los que se aplica no causan dolor pero si estimulan calor con el consecuente alivio del dolor.
  • Radiación no ionizante: Por medio de laser de estimula de manera muy localizada la producción de calor en zonas específicas.

 

¿Cuánto tiempo se lleva?

No hay regla general para la prescripción de sesiones de terapia física. La duración y frecuencia de sesiones deberán ajustarse a cada caso individual. También se debe considerar que hay muchos tipos de lesiones, una ruptura de ligamentos no se reparará a la misma velocidad que una fractura, una lesión de cartílago o menisco, por lo que los protocolos de rehabilitación pueden durar de semanas a meses dependiendo de la complejidad del caso y del estado físico previo del paciente.

Las terapias prolongadas no son garantía de un mejor resultado, una adecuada valoración por un fisioterapeuta preparado puede hacer la diferencia entre un esquema de rehabilitación corto y efectivo contra uno que sea insuficiente y de larga duración.

 

¿De qué manera es más fácil llevar una terapia?

Antes del inicio de cualquier terapia usted debe recordar que hay sufrido una lesión, por lo tanto la zona afectada debe tratarse debidamente para darle tiempo a que sane y recupere su estado de funcionalidad previo. Conviene seguir estos consejos:

  • Adopte una actitud positiva
  • Sea paciente y dele la oportunidad a su cuerpo de recuperarse
  • Siga las indicaciones de su fisioterapeuta y manténgase apegado al protocolo de rehabilitación
  • El reposo también es necesario entre sesiones de terapia para dar oportunidad a los tejidos de sanar
  • Medidas locales como calor, frio local, elevación de la extremidad así como ingesta de medicamentos orales pueden hacer más llevadero el proceso de rehabilitación.
  • Toda recuperación es más pronta y efectiva si se acompaña de una dieta balanceada

Lesión de rodilla
La articulación de la rodilla es una zona que se lesiona con frecuencia tanto en la población deportista como en la que no practica actividades de impacto físico. Es una zona compleja compuesta por muchas estructuras que pueden dañarse y desencadenar dolor. El paciente colo dolor en la rodilla requiere una valoración clínica detallada.

  • Tipo de lesiones en la rodilla.
    • Ruptura o lesión de meniscos:

    Los meniscos son estructuras fibrocartilaginosas en forma de media luna que actúan como amortiguadores, absorbiendo el peso que llega del fémur a la tibia. Se dividen en más subtipos dependiendo la forma y la zona de la ruptura. Se lesionan frecuentemente en atletas y deportistas posterior a sufrir giros bruscos del cuerpo sobre la rodilla.

    •  Lesión de ligamentos cruzados:

    Los ligamentos cruzados son 2, el anterior y posterior, se cruzan entre sí en la parte interior y central de la rodilla forzando una “x”, entre ambos controlan el desplazamiento anterior y posterior de la tibia respecto al fémur. Es común lesionarlos al cambiar rápidamente la dirección o velocidad al correr o durante deportes de contacto.

    • Lesión de ligamentos colaterales:

    Son 2 estructuras que se encuentran en la periferia de la rodilla, uno en la parte medial y otro en la lateral por lo que estabilizan la articulación de movimientos en ese plano, hacia medial o lateral del cuerpo. Se lesionan después de accidente de contacto que empujen la rodilla hacia los lados.

    • Lesión del cartílago o hueso:

    Los huesos de la rodilla son 3: el fémur, la tibia y la rótula: traumatismos que lleguen a la rodilla comúnmente solo llegan a lastimar estructuras de tejidos blandos, aunque aquellos golpes de alta energía pueden llegar a tejido óseo y causar fracturas.

    • Lesión de tendones:

    El tendón es la parte terminal del músculo que se inserta o se ancla al hueso. En la rodilla hay dos tendones importantes, el tendón del cuadríceps y el rotuliano. Estos se lesionan frecuentemente en personas de mediana edad, luego de correo o saltar, o recibir golpes directos en la rodilla.

 

    •  Causas
      • Durante los deportes. Corres, recibir un golpe durante una barrida o tacleada. Al fin cualquier situación que provoque un giro brusco del cuerpo sobre la rodilla o recibir golpes que desvíen súbitamente la articulación hacia la zona medial o lateral del cuerpo.
      • A mayor edad los tejidos como el cartílago y los ligamentos se hacen más delgados y se debilitan por lo que son más propensos a rupturas.
      • Traumatismos de alta energía como los automovilísticos.

 

  • Signos y síntomas

Todas las lesiones de rodilla tienen síntomas en común como el dolor, rigidez, inflamación o aumento de volumen de la articulación y limitación de la movilidad. Aunque cada origen en particular genera síntomas característicos que pueden diferenciar una causa de otra.

    • Ruptura de .de meniscos: Disminución de amplitud de movimiento y/o sensación de bloqueo de la articulación. Crepitación o chasquido al movimiento
    • Ruptura de ligamentos cruzados: Sensación de rodilla inestable o que “se va” para adelante o atrás.
    • Lesión de ligamentos colaterales: Rodilla que “se tuerce o “se va” hacia en medio o hacia un lado.
    • Lesión de cartílago: Dolor progresivo durante el día que empeora con actividad física y después de subir y bajar escaleras. Crepitación o chasquido al movimiento.
    • Ruptura del tendón cuadricipital o rotuliano: el paciente pierde la capacidad de extender voluntariamente la rodilla, solo lo hace con ayuda de una tercera persona o con ayuda de la gravedad
  • Tratamiento
    Conservador
    • R: Evitar por un tiempo moderado las actividades que ocasionaron la lesión, este reposo se puede acompañar del uso de muletas.
    • I: Hielo (Ice). Aplicar hielo local en bolsa o sobre toalla para evitar quemaduras por contacto directo, durante 15 minutos de 3 a 5 veces al día.
    • C: Compresión. El uso de vendaje elástico evita y disminuye la inflamación en la rodilla.
    • E: Elevación. Elevar su pierna por encima del nivel del corazón (Acostado con pierna elevada sobre almohada) promueve un mejor descanso y disminuye inflamación.

Medicamento
El uso de analgésicos y anti inflamatorios orales son eficaces en el alivio del dolor y la inflamación de esta articulación, aunque muchos son de venta libre al público lo ideal es tomarlos con forme el médico especialista lo indique.

Terapia física
La terapia de rehabilitación se enfocara en ejercicios que fortalezcan los músculos circundantes a la rodilla así como también terapias térmicas, ultrasonido, magnetoterapia y electroanalgesia

Quirúrgico
Para pacientes que no mejoran a pesar del reposo y el uso de medicamentos orales, también aquellos con lesiones complejas o que tengan pocas probabilidades de repararse solo con el manejo conservador. Las técnicas empleadas son diversas, la cirugía abierta está en desuso (solo indicaciones precisas). La artroscopia se basa en el uso de camarás para visualizar directamente las estructuras dentro de la articulación mientras también se introducen instrumentales que permiten valorar y reparar lesiones. Es el método de elección para el tratamiento quirúrgico de estas lesiones, es seguro y tiene poco índice de complicaciones

  • Prevención
    Para prevenir el riesgo de sufrir una lesión en la rodilla se pueden adoptar las siguientes medidas:

    • Haga un calentamiento adecuado (5 a 10 min) antes y después de iniciar sus actividades deportivas. El calentamiento ayuda a estirar los músculos y aumentar el flujo sanguíneo a las extremidades por lo que mejora el rendimiento físico.
    • No se precipite a realizar actividades fuerza de sus capacidades, si no está acostumbrado al ejercicio físico extenuante, lleve a cabo un esquema de ejercicios que le permita aumentar gradualmente su potencial y sus condiciones físicas.
    • Baje de peso, inicie un estilo de vida que incluya una dieta completa y balanceada.
    • Si no realiza ejercicio de manera habitual inicie con actividades que no sean de alto impacto a las rodillas como el uso de bicicleta estacionaria o natación.

 

Avatar
Artrolab Monterrey

Los comentarios están cerrados.